La mejor dieta, según el médico de familia

La mejor dieta, según el médico de familia

El camino al bienestar generalmente suele ir de la mano del deporte y una buena alimentación. Hay épocas del año en la que apetece cuidarse un poquito más y perder los kilitos de más que se han conseguido los meses anteriores. Muchas personas confían erróneamente en las llamadas ‘dietas milagro’, poniendo en riesgo su salud. En estos casos, lo mejor es acudir al médico de familia para que te oriente sobre cuál es la mejor dieta que existe y la más efectiva. En Clinimur te damos unos consejos muy saludables para cuidar el cuerpo siguiendo una óptima alimentación.

Existen numerosos estudios, y los médicos de familia así lo corroboran, de que la dieta mediterránea es una de las más saludables. Sus beneficios se multiplican cuando se combina con el ejercicio físico.

La dieta mediterránea está inspirada en los alimentos que consumen los países que bordean el Mediterráneo. Promueve el consumo de alimentos como el pescado, las frutas, las verduras o  las legumbres. Permite, además, el consumo de ciertas carnes, productos lácteos, dulces, el aceite de oliva y el consumo moderado de vino.

Ayuda a controlar el peso y previene enfermedades

Seguir una dieta mediterránea ayuda a perder o mantener el peso y a controlar ciertos aspectos de la salud como la presión arterial, el nivel de azúcar en la sangre y los niveles de colesterol. En los adultos mayores, puede mejorar la función cerebral. Seguir la dieta mediterránea recomendada por el médico de familia protege a las personas mayores de algunas enfermedades crónicas como el cáncer, la diabetes tipo 2, el Alzhéimer, el Párkinson o enfermedades del corazón.

Consejos para la dieta mediterránea

Una dieta mediterránea se centra en el consumo de fruta, verdura y cereales. Se aconseja consumir las verduras asadas o en el caso de saltearlas, emplear aceite de oliva en pequeñas cantidades. Además, se pueden combinar con arroz integral, pasta o quínoa.

A la hora de cocinar, lo recomendable es evitar las grasas saturadas. Por ejemplo, conviene limitar el consumo de mantequilla o margarina. En su lugar, hay que usar aceite de oliva.

Las verduras frescas y los frutos secos son unos aperitivos muy saludables. Las frutas del tiempo, los frutos secos y el yogurt son un buen aperitivo, nutritivo a la par que saludable.

En cuanto a las carnes recomendadas, las mejores son las aves, en lugar de la carne roja. Ésta se puede acompañar de verduras, ya que en caso de querer perder peso, su consumo deberá limitarse a 140 gramos como mucho. Hay que evitar las carnes rojas como las salchichas y el tocino, entre otras. El pescado como el salmón, el atún y la trucha también es muy aconsejable consumirlo una o dos veces por semana.

Las bebidas azucaradas y los dulces se deben limitar a momentos puntuales. En su lugar, se puede consumir algo de fruta fresca.

Y eso sí, no hay que olvidar hacer ejercicio con regularidad. Unos 30 minutos de ejercicio al día de lunes a viernes hará que aumenten los efectos de la dieta mediterránea. Para controlar el peso, cuidar la alimentación y hacer deporte con regularidad es esencial.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies