El láser ginecológico, así funciona

La tecnología evoluciona constantemente y en ginecología los avances no son para menos. Una de las últimas técnicas que se están implantando para ayudar a las mujeres a mejorar en calidad de vida y para fortalecer su salud íntima es el láser ginecológico. Dicen que saber vencer el miedo es de valientes. Conscientes de que el desconocimiento hace que muchas veces nos amilanemos a la hora de poner soluciones, te queremos contar de primera mano cómo funciona el láser ginecológico que utilizamos en Clinimur.

La tecnología láser se empezó a emplear en el panorama médico a finales de los años 80, principios de los 90. Seguramente conocerás a alguien que haya requerido del láser para ser tratado por el odontólogo o el dermatólogo. En ginecología también se utiliza mucho esta terapia a nivel intravaginal. Y es que es uno de los tratamientos más eficaces para esa zona íntima y, además, tiene la característica de que es una sesión relativamente rápida y permite a la paciente marcharse a casa después de la misma.

El láser vaginal puede resolver muchos problemas, y nosotras obtenemos los mejores resultados para ti en el tratamiento de la atrofia o sequedad vaginal, hiperlaxitud sobre todo después de los embarazos  y en el tratamiento de la incontinencia urinaria de esfuerzo leve o moderada.

Seguro que te estarás preguntando cómo funciona el láser vaginal. A eso vamos. Utilizamos un láser de Co2 para tratar la zona, en función del tratamiento que se requiera para el problema que tengas  y que te explicará detalladamente tu ginecóloga.

Al aplicar la luz del laser se genera una temperatura  que estimula la mucosa vaginal. Gracias a este  estímulo se producen  nuevo colágeno y elastina  y se restablece  el flujo sanguíneo, lo que hace que las paredes de la vagina se vayan engrosando y vayan recuperando el tono muscular que se pierde con la edad, así como su capacidad natural de lubricación. Tras su uso, verás cómo mejoran las relaciones de pareja. Recuperarás tu confianza íntima y dirás adiós a las molestias.

Una vez la enfermera  ha preparado la zona y te ha ayudado a ponerte cómoda, la doctora utiliza  una especie de sonda muy similar a la que se usa al hacerte una ecografía, por lo que seguro que estarás ya familiarizada con esto. Es muy importante que estés relajada, no obstante, la  doctora te irá relatando en todo momento cómo va el proceso a fin de tranquilizarte, ya que es una intervención muy sencillita. El cabezal de dicha sonda es el láser ginecológico, propiamente dicho.

Durante el proceso apenas notarás el tratamiento. Será similar a una visita rutinaria a tu ginecóloga  de confianza. De hecho, en Clinimur intentamos en todo momento de la sesión láser que te encuentres cómoda y relajada, tanto, que habrá acabado antes de que te des cuenta.

Una vez termina la sesión, podrás vestirte e ir a casa a descansar o tan tranquila a trabajar, hacer la compra o a tomar un buen café con una amiga, lo que tú prefieras. Apenas notarás molestias y podrás hacer vida normal. Tan solo deberás esperar unos cinco o seis días antes de mantener relaciones sexuales.

Para que el tratamiento sea efectivo y empieces a ver los resultados cuanto antes tendrás que volver para la segunda sesión en 7-8 semanas.  Ya verás cómo no es nada complicado y cómo mejora tu salud ginecológica con el tratamiento. ¡Confía en nosotras! Muchas mujeres ya lo han hecho.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies